HISTORIA DE LA EMPRESA

La palabra “azuche” proviene del latín soccus, que significa calzado. El vocablo se refiere a las puntas de hierro con las que se arman los pilares y tablestacas que se clavan en los terrenos que exigen esta clase de cimentación. Un azuche es, por tanto, un elemento sólido y estable, características propias de la empresa que lleva su nombre.

 

Un punto de inflexión en la restauración

Azuche tiene su origen en 1988 con el nombre de ‘Construcciones y Rehabilitaciones’ fundada por el arquitecto técnico Luis Ramón Fernández Mula. Pocos años después, se asocia con otro arquitecto técnico, Juan Isidro Ros Espín, momento en el que la empresa adopta la denominación, Azuche 88.

Sabían que el éxito de la empresa radicaría en su especialización y en su capacidad técnica, lo que les diferenciaría sustancialmente de la competencia.

Paso a paso, Azuche 88 se convirtió en un referente de la restauración y rehabilitación de edificios históricos y en la construcción de nuevas obras singulares.


Apostamos por la nueva edificación

 

Azuche 88 ha restaurado monumentos en Andalucía, Madrid, Castilla - La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura y Cataluña. Ciudadanos y visitantes pueden disfrutar de su patrimonio histórico-artístico y contemplar lo que fueron sus ciudades y pueblos en el pasado.